Sufrir apnea del sueño está vinculado a el desarrollo de diferentes trastornos en el aprendizaje de los niños

Dormir bien es esencial para la salud y en especial para el correcto crecimiento de los más pequeños de la casa. Sufrir apnea del sueño está estrechamente vinculado el desarrollo de diferentes trastornos en el aprendizaje de los niños. Es prioritario identificar el problema a tiempo y ponerle solución.

¿Sabes si tu hijo duerme mal? Dormir bien debe ser fundamental, y más un niño en edad escolar ya que están en continuo crecimiento. Aprendiendo conocimientos básicos de la vida y con una carga de deberes y actividades que va en aumento con el paso de los años.  

¿Cómo es la apnea del sueño en niños? 

Obviamente este trastorno del sueño es diferente entre niños y adultos. Por ejemplo los ronquidos son más continuos que en adultos y respiran además más por la boca. Provocando con todo ello que la vía aérea superior se le obstruya parcial o completamente y forma intermitente provocando que la fase REM más importante del sueño, se interrumpa. 

¿Cómo identificar si un niño tiene apnea del sueño? 

Los padres deben vigilar a su pequeño y comprobar, mientras duerme, como lo hacen. Es habitual en niños con apnea del sueño tener ronquidos, respiración fuerte, somnolencia durante el día, bajo rendimiento escolar, problemas de concentración, etc.

La apnea del sueño en niños puede deberse a diferentes causas, por ejemplo: disponer de amígdalas muy grandes, vegetaciones nasales o adenoides, malformaciones craneofaciales, enfermedades neurológicas, neuromusculares, parálisis cerebral infantil, reflujo gastroesofágico u obesidad, entre otras. 

Cómo le afecta la apnea del sueño a un niño 

Que un niño tenga apnea del sueño puede suponer diferentes problemas para el más pequeños como una variación en su comportamiento en el colegio, peor rendimiento escolar, alteraciones cardiovasculares, retraso en el crecimiento, mal humor, afectar en la expresión lingüística, en la percepción visual y en la memoria. Aparte que el niño podría en un futuro no alcanzar sus objetivos académicos y obstaculizar su capacidad de alcanzar la independencia.