Síndrome APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO

El estrechamiento de la garganta es la principal causa de la apnea obstructiva del sueño. Hay personas que, además de roncar, sufren de manera repetida pausas de respiración cuya duración puede ser variable. La apnea obstructiva del sueño supone un cese transitorio de la respiración y no deben de confundirse con la parada cardiorespiratoria, ya que durante las apneas el corazón continúa latiendo.

El síndrome de la apnea obstructiva del sueño o SAOS tiene mayor importancia médica en aquellas personas cuya duración de la apnea es superior a 10 segundos. Pueden alcanzar los 60 a 120 segundos. Es característico de la apnea que dichas pausas se intercale con el ronquido. La aparición de las apneas se debe a la existencia de un colapso total o casi total (se habla entonces de hipopneas) en el interior de la faringe, produciendo somnolencia diurna, sufriendo alteraciones neuropsiquiátricas y cardiocirculatorias a consecuencia de este síndrome.

Causas del síndrome de la apnea obstructiva del sueño:

  1. Anatómicas:
    • Amígdalas grandes.
    • Lengua de gran tamaño.
    • Paladar blando.
    • Garganta estrecha de nacimiento.
    • Mandíbula muy pequeña (hace que la lengua se desplace hacia atrás obstruyendo las vías respiratorias altas).
    • Campanilla muy grande.
    • Desviación del tabique nasal.
    • Hipetrofia de los cornetes nasales.
  2. Obesidad.
  3. Fumar.
  4. La edad
  5. Consumo de alcohol.
  6. Uso de ciertos medicamentos (antihistamínicos, sedantes o somníferos).
  7. Existencia de determinadas enfermedades:
    • Enfermedades neuromusculares.
    • Hipotiroidismo.
    • Tumores nasales.
    • Rinitis alérgica.
    • Sinusitis