¿Qué es la enfermedad pulmonar restrictiva?

La enfermedad pulmonar restrictiva se caracteriza por la limitación del flujo aéreo inspiratorio ya que existen restricciones que impiden que los pulmones se expandan por completo. El motivo es el daño en el propio tejido pulmonar. La inflamación de la estructura que recubre los pulmones hace que estos se vuelven menos elásticos e incapaces de expandirse por completo, y como consecuencia la capacidad pulmonar total disminuye.

Los síntomas generales de las enfermedades pulmonares restrictivas incluyen respiración entrecortada, sensación de ahogo y dolor en el pecho. Entre las principales enfermedades pulmonares restrictivas encontramos: fibrosis pulmonar, derrame pleural y neumotórax entre otras.

La enfermedad pulmonar restrictiva es cualquier problema en los pulmones que impide que estos trabajen apropiadamente.

Existen tres tipos principales de enfermedad pulmonar:

Enfermedades de las vías respiratorias. Estas enfermedades afectan los conductos (vías aéreas o respiratorias) que transportan el oxígeno y otros gases dentro y fuera de los pulmones. Por lo regular causan un estrechamiento u obstrucción de las vías respiratorias.

Enfermedades del tejido pulmonar. Afectan la estructura del tejido pulmonar. La cicatrización o la inflamación del tejido hace que los pulmones no se puedan expandir totalmente (enfermedad pulmonar restrictiva). Esto hace que para los pulmones sea más difícil captar oxígeno y liberar dióxido de carbono.

Enfermedades de la circulación pulmonar. Afectan los vasos sanguíneos en los pulmones. Son causadas por coagulación, cicatrización o inflamación de dichos vasos. Afectan la capacidad de los pulmones para captar oxígeno y liberar dióxido de carbono.

Las enfermedades pulmonares más comunes incluyen:

  • Asma.
  • Colapso parcial o total del pulmón (neumotórax o atelectasia).
  • Hinchazón e inflamación de las vías principales (tubos bronquiales) que transportan aire a los pulmones (bronquitis).
  • EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica).
  • Cáncer pulmonar.
  • Infección pulmonar (neumonía).
  • Acumulación anormal de líquido en los pulmones (edema pulmonar).
  • Arteria pulmonar bloqueada (émbolo pulmonar).