Apnea del sueño y sobrepeso

El síndrome de apnea del sueño es un problema muy frecuente en personas con obesidad que incrementa el riesgo cardiovascular. Puede tratarse y prevenirse con las medidas adecuadas.

Dormir puede representar en el paciente obeso, un período de estrés. Puede tener un impacto negativo sobre la vida diurna del paciente y en algunos casos, puede relacionarse con la muerte. Los trastornos del dormir más comunes en el obeso son las alteraciones en la respiración durante el sueño.

La práctica de ejercicios junto a una correcta alimentación permite disminuir y eliminar el excedente de peso. Bajar de peso permite una mejor respiración nocturna. El aumento de grasa en el abdomen desplaza el diafragma hacia la cabeza por lo que disminuye la capacidad de los pulmones de permitir la entrada del oxígeno del aire en el organismo.

El tratamiento para el paciente puede ser con presión positiva en la vía aérea (CPAP) que ha demostrado ser un tratamiento eficaz que reduce la comorbilidad y mortalidad asociada a la apnea del sueño.

La circunferencia del cuello es el indicador asociado a la gravedad de la apnea. Los pacientes que tienen una circunferencia de cuello de 47 centímetros o más, tienden a presentar alteraciones en la respiración mientras duermen. Pueden presentar 65 o más eventos por hora de sueño, lo cual se traduce en saturaciones de oxígeno en la sangre y aumento de arritmias cardiacas.

Es importante que asistas con el médico, en especial si tu pareja o familiares refieren que roncas considerablemente. Y también es primordial que comience una dieta balanceada para bajar de peso y tener una mejor respiración a la hora de dormir.