Si sufres de apnea del sueño y pasas noches inquietas que se derivan en días agotadores con somnolencia, el peor remedio será dormir una siesta. La siesta puede ayudar a que el trastorno de apnea de sueño, se acentúe.

Una vez diagnosticada la apnea del sueño, es importante que sigas el tratamiento fielmente, y eso incluye restringir la siesta. Una siesta de una hora puede ser reparadora a corto plazo, pero quedarse dormido sistemáticamente después de comer puede ser un síntoma de algo grave.

Las personas que habitualmente duermen la siesta tienen un mayor riesgo de hipertensión arterial. Además, muchas quizás tengan una enfermedad que justificaba su peor calidad de vida, como apnea del sueño

Aquellas personas que habitualmente practican una siesta de más de media hora evidencian, casi en la totalidad de los casos, que padecen apnea del sueño. Mayoritariamente las personas que sufren apnea del sueño suelen ser personas que además de tener sobrepeso, consumir alcohol o ser fumadoras, duermen siesta habitualmente. Es bueno resaltar que dormir la siesta no es malo, pero si ésta se convierte en tus noches y pasa a tener una duración excesiva, entonces será mejor que te pongas en manos de un especialista como prevención a un posible caso de apnea del sueño.