Consejos para conductores con apnea del sueño

La apnea del sueño no tiene porqué ser un impedimento para llevar a cabo aquellas tareas cotidianas. Es indispensable optar por terapias contra la apnea del sueño controladas y dirigidas por profesionales para que los pacientes con esta patología pueden disfrutar de una vida con menos complicaciones.

Conducir es una de esas tareas cotidianas que se vuelven peligrosas en pacientes con apnea del sueño. Se tenga apnea o no, manejar con cansancio, con la sensación de haber dormido mal y poca atención, es uno de los errores más grandes que podemos cometer.

Apnea del sueño y conducir

En nuestro día a día hay ocasiones en las que es inevitable conducir, y para los pacientes que sufren de apnea del sueño es un constante peligro. Es por ello, que nos preguntamos: ¿Puede conducir una persona que sufre apnea del sueño aunque esté en tratamiento? La respuesta es sí pero no totalmente.

Se deben tomar precauciones que no se deben pasar por alto. Lo más importante es tomar conciencia del riesgo que se corre si no se corrigen algunas conductas:

  • Intenta no viajar solo y ten siempre al lado alguien que te oriente y te converse.
  • Avísale a tus familiares a dónde vas para evitar despistes y que estés siempre localizable.
  • Descansa más horas de las que necesitas mientras más descansado estés mejor.
  • Evita el consumo de café o comidas pesadas sobretodo de noche. Y no tomes alcohol cuando estés frente a un volante.
  • Sé consciente de que al volante no puedes distraerte ni dormirte. En viajes largos has una parada cada dos horas para que el cuerpo se estire.