El ronquido es el principal síntoma de padecer de apnea obstructiva del sueño, así que si sospecha de que el niño pueda padecer este trastorno, hay que llevarlo al médico.

Con el aumento del tamaño de las amígdalas y del tejido adenoideo se produce la apnea del sueño infantil. Al inflamarse, estrechan la vía aérea superior e incluso la colapsan, de manera intermitente durante la noche.

Síntomas de apnea obstructiva del sueño infantil

Para determinar o alertar la presencia de la apnea obstructiva del sueño en niños puedes indagar la existencia o no de los siguientes síntomas característicos de la patología:

  • Dormir con la boca abierta ante la necesidad de respirar de algún modo.
  • Ronquidos que van desde leves a fuertes durante toda la noche.
  • Respiración fuerte o jadeo que se profundiza cuando el niño duerme boca arriba.
  • Paralización repentina de la respiración, siendo este uno de los síntomas que más preocupa a los padres al ocurrir inesperadamente y sin saber que lo motivo o lo que realmente sucede.
  • Dar vueltas en la cama e incluso utilizan posturas inadecuadas mientras intentan dormir.

Consecuencias de apnea del sueño infantil

  • Hiperactividad que repercute en el comportamiento y la conducta.
  • Las consecuencias tienden a aumentar a medida que no se dé la importancia que verdaderamente tiene este importante tema. Aquí algunas de las consecuencias de la apnea del sueño en los niños:
  • Cambios de humor repentino, irritabilidad y conducta caprichosa e imponente.
  • Dificultad de aprendizaje y concentración.
  • Somnolencia diurna que afecta el rendimiento escolar disminuyendo las calificaciones y el record académico.
  • Aumento del volumen del tono de la voz.

Si tu hijo (a) presenta alguno de los síntomas anteriores debes buscar la orientación de un médico especialista. Dormir bien es indispensable para el buen funcionamiento y desarrollo de los niños, más aún en la etapa de crecimiento.